Buena Salud

La culebrilla

La culebrilla que Rocío tenía le causaba tanto dolor que ella no aguantaba ponerse su ropa o que las sábanas le rozaran la piel. Los síntomas de la culebrilla le duraron por varios meses.

A Sara le fue mejor. La culebrilla hizo que se sintiera enferma solamente por unos días. Sintió un poco de picazón por un tiempo, pero en pocas semanas volvió a ser la misma de siempre.

¿Qué es la culebrilla?

La culebrilla es una enfermedad que afecta los nervios. Puede causar ardor, dolor punzante, hormigueo y/o picazón, así como también sarpullido y ampollas.

Tal vez usted recuerde haber tenido varicela cuando era niño. La culebrilla es causada por el mismo virus, el virus de varicela zoster (VZV, por sus siglas en inglés). Después de que usted se recupera de la varicela, el virus continúa viviendo en algunas de las células nerviosas. Usualmente el virus está inactivo, de modo que ni siquiera sabe que el virus está presente en su cuerpo.

De hecho, la mayoría de los adultos viven con el VZV en sus cuerpos y nunca contraen culebrilla. Sin embargo, en cerca de uno a tres adultos, el virus se tornará activo de nuevo. En lugar de causar otro caso de varicela, el virus produce la culebrilla. No se entiende completamente qué causa que el virus se torne de inactivo a activo.

Estar enfermo con culebrilla no significa que usted tiene alguna otra enfermedad subyacente.

¿Cómo se contrae la culebrilla?

Toda persona que ha tenido varicela tiene el VZV en su cuerpo y está en riesgo de contraer culebrilla. Actualmente, no hay manera de saber quién contraerá la enfermedad, pero algunas cosas aumentan la probabilidad de contraerla:

  • Edad avanzada. El riesgo de contraer culebrilla aumenta con la edad. Las personas pueden tener más dificultad para combatir las infecciones a medida que van envejeciendo. Cerca de la mitad de los casos de culebrilla ocurren en adultos de 60 años de edad o mayores. La probabilidad de contraer culebrilla se torna mucho mayor cuando se llega a la edad de 70 años.
  • Dificultad para combatir las infecciones. El sistema inmunológico es la parte del cuerpo que responde a las infecciones. La edad puede afectar al sistema inmunológico. Este también puede ser afectado por una infección del VIH, cáncer, tratamientos contra el cáncer, demasiado sol o por los medicamentos usados en el trasplante de órganos. Hasta el estrés o un resfrío pueden debilitar el sistema inmunológico por un corto tiempo. Todos estos factores pueden poner a una persona en riesgo de contraer culebrilla.

¿La culebrilla es contagiosa?

La culebrilla no es contagiosa. Usted no puede contagiarse de alguien que tiene la enfermedad. Pero una persona que tiene culebrilla sí puede contagiarlo con varicela. Si usted nunca ha tenido varicela, trate de mantenerse alejado de cualquier persona que tenga culebrilla.

Si usted tiene culebrilla, trate de mantenerse alejado de cualquier persona que no haya tenido varicela o que tenga el sistema inmunológico debilitado.

¿Cuáles son los síntomas de la culebrilla?

Usualmente la culebrilla se desarrolla en solamente un lado del cuerpo o cara y en una área pequeña, en lugar de por todo el cuerpo. El lugar más común donde se presenta la culebrilla es en una franja alrededor de un lado de la cintura.

La mayoría de las personas tienen algunos de los siguientes síntomas:

  • Ardor, hormigueo o adormecimiento de la piel
  • Malestar general—escalofríos, fiebre, estómago descompuesto o dolores de cabeza
  • Ampollas llenas de fluido
  • Piel sensible al tacto
  • Desde leve picazón hasta fuerte dolor

Dependiendo de dónde se desarrolla la culebrilla, puede causar síntomas como hipo o hasta pérdida de la visión.

En algunas personas, los síntomas de la culebrilla son leves. Puede que solamente tengan un poco de picazón. En otras, la culebrilla puede causar dolor intenso que puede sentirse por el más leve contacto o brisa.

¿Cuánto tiempo dura la culebrilla?

En la mayoría de los casos, la culebrilla dura de 3 a 5 semanas. La culebrilla sigue un patrón establecido:

  • La primera señal a menudo es ardor o un hormigueo doloroso; a veces, incluye adormecimiento o picazón en un lado del cuerpo.
  • De 1 a 5 días después de empezar la sensación de hormigueo o ardor en la piel, aparecerá un sarpullido rojo.
  • Unos días después, el sarpullido se torna en ampollas llenas de fluido.
  • Cerca de una semana a 10 días después, las ampollas se secan y forman una costra.
  • Después de un par de semanas, las costras sanan.

A la mayoría de la personas les da culebrilla solamente una vez, pero es posible tenerla más de una vez.

Dolor a largo plazo y otros problemas persistentes

Después que el sarpullido de la culebrilla desaparece, algunas personas pueden continuar sintiendo un dolor llamado neuralgia post-herpética (PHN, por sus siglas en inglés). El dolor se siente en el área donde se encontraba el sarpullido. Para algunas personas, la PHN es la peor parte de la culebrilla y la que perdura por más tiempo. Mientras más edad tenga una persona cuando contrae la culebrilla, más probabilidad tiene de desarrollar la PHN.

El dolor de la PHN puede causar depresión, ansiedad, insomnio y pérdida de peso. Algunas personas que sufren de PHN tienen dificultad en realizar sus actividades diarias, como vestirse, cocinar y comer. Hable con su médico si usted tiene alguno de estos problemas.

Hay medicamentos que pueden ayudar a aliviar la PHN. Los esteroides pueden aliviar el dolor y acortar la duración de la enfermedad. Los analgésicos, antidepresivos y anticonvulsivos también pueden reducir el dolor. Usualmente la PHN mejora con el tiempo.

Algunas personas tienen otros problemas que perduran después que la culebrilla ya ha sanado. Por ejemplo, las ampollas causadas por la culebrilla pueden infectarse. También pueden dejar una cicatriz. Es importante mantener el área limpia y tratar de no rascar las ampollas. Si es necesario, el médico puede recetar un tratamiento con antibióticos.

Acuda al médico inmediatamente si usted nota ampollas en su cara, ya que este es un problema urgente. Las ampollas cerca de o en los ojos pueden causar daños perdurables a los ojos o ceguera. También pueden ocurrir pérdidas auditivas, una breve parálisis de la cara, o muy raramente, inflamación del cerebro (encefalitis).

¿Tiene un sarpullido? Acuda al médico

Si usted cree que tiene culebrilla, consulte con su médico lo más pronto posible. Es importante que acuda a ver al médico no más de 3 días después que el sarpullido empieza. El médico verificará si usted tiene culebrilla y elaborará un plan de tratamiento. A pesar de que no existe una cura para la culebrilla, un tratamiento temprano con medicamentos que combaten el virus puede ayudar a que las ampollas se sequen más rápido y a limitar el dolor severo. La culebrilla a menudo puede ser tratada en la casa. Las personas que tienen culebrilla raramente necesitan ser internados en un hospital.

¿Debería vacunarse contra la culebrilla?

La vacuna contra la culebrilla es una inyección segura y fácil que se administra una sola vez y puede prevenir que una persona desarrolle la culebrilla. La mayoría de las personas de 60 años de edad y mayores deberían vacunarse. Las personas deberían vacunarse aun si ya han tenido culebrilla o no recuerdan haber tenido varicela. Sin embargo, si tienen el sistema inmunológico debilitado o alergias a ciertos medicamentos, deben asegurarse de antes consultar con el médico primero.

La vacuna contra la culebrilla se puede obtener en los consultorios de los médicos y en ciertas farmacias. Todos los planes de Medicare Parte D y la mayoría de los planes de seguros de salud privados cubrirán el costo.

¿Qué puede hacer si tiene culebrilla?

Si usted tiene culebrilla, los siguientes consejos le pueden ayudar a sentirse mejor:

  • Descanse mucho y consuma comidas bien balanceadas.
  • Haga ejercicios simples como estirarse o caminar. Consulte con su médico antes de empezar una rutina nueva de ejercicios.
  • Aplique una toallita mojada en agua fresca sobre las ampollas para aliviar el dolor y ayudar a secar las ampollas.
  • Haga cosas que distraigan su mente del dolor que está sintiendo. Por ejemplo, vea televisión, lea libros, hable con sus amigos, escuche música relajante o entreténgase con un pasatiempo que a usted le guste.
  • Evite el estrés, ya que este puede empeorar el dolor.
  • Póngase ropa floja y hecha de fibras naturales
  • Tome un baño de tina con avena o use loción de calamina para ver si le calman la piel.
  • Comparta lo que siente acerca de su dolor con familiares y amigos. Pídales comprensión.

Además, usted puede limitar la propagación del virus haciendo lo siguiente:

  • Mantenga el sarpullido cubierto
  • No se toque o rasque el sarpullido
  • Lávese las manos frecuentemente

Para más información sobre la culebrilla

American Chronic Pain Association
(Asociación Americana para el Dolor Crónico)

1-800-533-3231 (línea gratis)
acpa@theacpa.org (correo electrónico)
www.theacpa.org

Centers for Disease Control and Prevention
(Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades)

1-800-232-4636 (línea gratis)
1-888-232-6348 (TTY/línea gratis)
cdcinfo@cdc.gov (correo electrónico)
www.cdc.gov/shingles
www.cdc.gov/shingles/about/overview-sp.html

National Institute of Neurological Disorders and Stroke
(
Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares)
1-800-352-9424 (línea gratis)
braininfo@ninds.nih.gov (correo electrónico)
www.ninds.nih.gov/Disorders/All-Disorders/Shingles-Information-Page
www.espanol.ninds.nih.gov/trastornos/culebrilla.htm

National Shingles Foundation
(Fundación Nacional Sobre la Culebrilla)

1-212-222-3390
la culebrilla@la culebrillafoundation.org (correo electrónico)
www.vzvfoundation.org

Para más información sobre la salud y el envejecimiento, comuníquese con el:

National Institute on Aging Information Center
(Centro de Información del Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento)

P.O. Box 8057
Gaithersburg, MD 20898-8057
1-800-222-2225 (línea gratis)
1-800-222-4225 (TTY/línea gratis)
niaic@nia.nih.gov (correo electrónico)
www.nia.nih.gov

Registrarse para recibir alertas por correo electrónico sobre nuevas publicaciones y otra información de la NIA.

Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento
Institutos Nacionales de la Salud
Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos

Abril 2017: Traducido de inglés a español
Diciembre 2016: Inglés

Fecha de publicación: Abril 2017
Última actualización: Abril 24, 2017