Skip to main content
U.S. flag

An official website of the United States government

Español

Las personas mayores y la depresión

Sentirse deprimido de vez en cuando es una parte normal de la vida, pero si estos sentimientos duran algunas semanas o meses, es posible que usted tenga depresión. Lea este artículo para aprender cuáles son algunos de los signos y los síntomas frecuentes de la depresión, las opciones de tratamiento y si usted o su ser querido pueden estar en riesgo de depresión.

¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno grave del estado de ánimo. Puede afectar la manera como se siente, actúa y piensa. La depresión es un problema frecuente en las personas mayores, pero la depresión clínica no es una parte normal del envejecimiento. De hecho, los estudios muestran que la mayoría de las personas mayores se sienten satisfechas con su vida, a pesar de tener más enfermedades o problemas físicos que los más jóvenes. Sin embargo, si ha tenido depresión de más joven, es más probable que tenga depresión como adulto mayor. 

Infografía titulada “Cuatro cosas que debe saber sobre la depresión y las personas mayores”. Puede encontrar la transcripción completa a continuación.
Lea y comparta esta infografía para aprender más sobre cuatro cosas que debe saber sobre la depresión y las personas mayores.

La depresión es grave y hay tratamientos disponibles para ayudar. Para la mayoría de las personas, la depresión mejora con tratamiento. El asesoramiento, los medicamentos u otras formas de tratamiento pueden ayudar. No es necesario que sufra, hay opciones de ayuda y tratamiento disponibles. Hable con su médico si cree que podría tener depresión.

Hay varios tipos de depresión que las personas mayores pueden tener:

  • Trastorno depresivo mayor: incluye síntomas que duran al menos dos semanas y que pueden interferir con la capacidad de la persona para realizar las tareas diarias.
  • Trastorno depresivo persistente (distimia): un estado de ánimo depresivo que dura más de dos años, pero la persona posiblemente aún pueda realizar las tareas diarias, a diferencia de las personas con trastorno depresivo mayor.
  • Trastorno depresivo inducido por sustancias o medicamentos: depresión relacionada con el consumo de sustancias, como alcohol o analgésicos.
  • Trastorno depresivo debido a una afección médica: depresión relacionada con una enfermedad separada, como una enfermedad cardíaca o esclerosis múltiple.

Otras formas de depresión incluyen la depresión psicótica, la depresión posmenopáusica y el trastorno afectivo estacional. Encuentre descripciones detalladas de diferentes tipos de depresión en el Instituto Nacional de la Salud Mental.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la depresión?

Hay muchas cosas que pueden ser factores de riesgo de depresión. Para algunas personas, los cambios en el cerebro pueden afectar el estado de ánimo y provocar depresión. Otras personas pueden tener depresión después de un acontecimiento importante en la vida, como un diagnóstico médico o la muerte de un ser querido. A veces, las personas sometidas a mucho estrés, especialmente las que cuidan a sus seres queridos con una enfermedad o discapacidad grave, pueden sentirse deprimidas. Otras pueden deprimirse sin una razón aparente.

Las investigaciones han demostrado que los siguientes factores están relacionados con el riesgo de depresión, pero no necesariamente la causan:

  • afecciones médicas, como un accidente cerebrovascular o cáncer;
  • genes, las personas con antecedentes familiares de depresión pueden tener un mayor riesgo;
  • estrés, incluido el estrés de cuidar a una persona enferma;
  • problemas para dormir;
  • aislamiento social y soledad;
  • falta de ejercicio o actividad física;
  • limitaciones funcionales que dificultan la participación en las actividades de la vida diaria;
  • adicción o alcoholismo, incluyendo el trastorno depresivo inducido por sustancias.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la depresión?

¿Cómo sabe si usted o su ser querido tienen depresión? ¿La depresión se ve diferente a medida que envejece? La depresión en los adultos mayores puede ser difícil de reconocer porque las personas mayores pueden tener síntomas diferentes que las personas más jóvenes. Para algunas personas mayores con depresión, la tristeza no es su síntoma principal. En cambio, podrían estar sintiéndose más aturdidos o podrían tener menos interés en las actividades. También es posible que no estén tan dispuestos a hablar sobre sus sentimientos.Una mujer mayor con depresión mira hacia fuera de una ventana.

La siguiente es una lista de síntomas frecuentes. Aun así, debido a que las personas tienen síntomas diferentes, puede haber algunos que no se hayan incluido.

  • estado de ánimo persistente de tristeza, ansiedad o "vacío";
  • sentimientos de desesperanza, culpabilidad, inutilidad o impotencia;
  • irritabilidad, inquietud o dificultad para quedarse quieto;
  • pérdida de interés en actividades que alguna vez fueron placenteras, incluido el sexo;
  • disminución de energía o fatiga:
  • mayor lentitud al moverse o hablar;
  • dificultad para concentrarse, recordar o tomar decisiones;
  • problemas para dormir, despertarse demasiado temprano en la mañana o quedarse dormido;
  • aumento o pérdida de peso no planificados que generalmente acompaña el comer mayor o menor cantidad de lo habitual; 
  • pensamientos de muerte o suicidio, o intentos de suicidio.

Si tiene varios de estos signos y síntomas y duran más de dos semanas, hable con su médico. Podrían ser signos de depresión u otro problema de salud. No ignore las señales de advertencia. Si no se trata, la depresión grave puede terminar en muerte por suicidio.

Si es un proveedor de atención médica de una persona mayor, en las consultas, pregúntele cómo se siente. Las investigaciones han demostrado que intervenir durante las consultas de atención primaria es muy eficaz para reducir el suicidio en el futuro. Si es un familiar o amigo, busque señales. Escuche con atención si alguien de cualquier edad dice que se siente deprimido, triste o vacío durante largos períodos de tiempo. Es posible que esa persona realmente esté pidiendo ayuda. Conozca las señales de advertencia del suicidio y cómo obtener ayuda. Puede salvar una vida.

Ofrezca su apoyo a amigos o familiares que estén deprimidos

La depresión es una afección médica que requiere el tratamiento de un médico. Si bien la familia y los amigos pueden ayudar ofreciendo apoyo para encontrar tratamiento, no pueden tratar a una persona por este trastorno.

Como amigo o familiar de una persona con depresión, a continuación le sugerimos algunas cosas que puede hacer:

  • Anime a la persona a que busque tratamiento médico y que siga el plan de tratamiento que le recete el médico.
  • Ayude a programar las citas médicas o acompañe a la persona al consultorio del médico o a un grupo de apoyo.
  • Participe en actividades que a esa persona le gusta hacer.
  • Pregúntele a esa persona si quiere salir a caminar o andar en bicicleta. La actividad física puede ser excelente para mejorar el estado de ánimo.

¿Cómo se trata la depresión?

La depresión, incluso la depresión grave, se puede tratar. Es importante buscar tratamiento tan pronto como empiece a notar los signos. Si usted cree que tiene depresión, comience por programar una cita con su médico u otro proveedor de atención médica.Hombre mayor hablando con un terapeuta

A veces, ciertos medicamentos o afecciones médicas pueden causar los mismos síntomas que la depresión. Un médico puede descartar esta posibilidad mediante un examen físico, al aprender sobre su salud y antecedentes personales, y solicitando análisis de laboratorio. Si un médico descubre que no existe una afección médica que esté causando la depresión, puede sugerir una evaluación psicológica y referirlo a un profesional de la salud mental, como un psicólogo, para que realice esta prueba. Esta evaluación ayudará a determinar un diagnóstico y un plan de tratamiento.

Algunas formas frecuentes de tratamiento para la depresión incluyen:

  • Psicoterapia, consejería o “terapia de diálogo” que puede ayudar a la persona a identificar y cambiar emociones, pensamientos y comportamientos preocupantes. Puede realizarse con un psicólogo, un trabajador social clínico debidamente acreditado (LCSW, por sus siglas en inglés), un psiquiatra u otro profesional de la salud mental debidamente autorizado para ejercer. Algunos ejemplos de enfoques específicos para el tratamiento de la depresión incluyen la terapia cognitivo-conductual y la terapia interpersonal.
  • Medicamentos para la depresión que pueden equilibrar las hormonas que afectan el estado de ánimo, como la serotonina. Hay muchos tipos diferentes de medicamentos antidepresivos de uso frecuente. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) son antidepresivos que se recetan con frecuencia a las personas mayores. Un psiquiatra, una enfermera especializada en salud mental o un médico de atención primaria pueden recetar medicamentos y ayudar a controlarlos y los posibles efectos secundarios.
  • Terapia electroconvulsiva, durante la cual se colocan electrodos en la cabeza de la persona para permitir que una corriente eléctrica suave y segura pase a través del cerebro. Este tipo de terapia generalmente se considera solo si la depresión no ha mejorado con otros tratamientos.
  • Estimulación magnética transcraneal repetitiva, que utiliza imanes para activar el cerebro. La estimulación magnética transcraneal repetitiva no requiere anestesia y está dirigida solo a regiones específicas del cerebro para ayudar a reducir los efectos secundarios como la fatiga, las náuseas o la pérdida de memoria que podrían ocurrir con la terapia electroconvulsiva.

Se ha demostrado que el tratamiento, en particular una combinación de psicoterapia y medicamentos, es eficaz para las personas mayores. Sin embargo, no todos los medicamentos o terapias son adecuados para todos. Las opciones de tratamiento difieren para cada persona y, a veces, se deben probar varios tratamientos para encontrar uno que funcione. Es importante que informe a su médico si su plan de tratamiento actual no está funcionando y que siga intentando encontrar algo que funcione.

Algunas personas pueden probar enfoques de salud complementarios, como el yoga, para mejorar el bienestar y hacer frente al estrés. Sin embargo, hay poca evidencia que sugiera que estos enfoques, por sí solos, puedan tratar con éxito la depresión. Si bien se pueden usar en combinación con otros tratamientos recetados por el doctor, no deben reemplazar el tratamiento médico. Hable con su médico sobre qué tratamiento o tratamientos podrían ser adecuados para usted.

No deje de recibir ayuda porque no sabe cuánto costará el tratamiento. Por lo general, el tratamiento para la depresión está cubierto por los seguros privados y por Medicare. Además, algunos centros comunitarios de salud mental ofrecen tratamiento con tarifas basadas en la capacidad de pago de cada persona.

¿Se puede prevenir la depresión?

Muchas personas se preguntan si se puede prevenir la depresión y cómo pueden reducir su riesgo de desarrollarla. Aunque la mayoría de los casos de depresión no se pueden prevenir, los cambios saludables en el estilo de vida pueden tener beneficios a largo plazo para su salud mental.

A continuación, se indican algunos pasos que puede seguir:

Lea sobre este tema en inglés. Read about this topic in English.

Para más información

Administration for Community Living (ACL)
(Administración para la Vida Comunitaria) 
202-401-4634
www.acl.gov

American Psychological Association
(Asociación Americana de Psicología)
800-374-2721
202-336-6123 (TDD/TTY)
www.apa.org

Centers for Disease Control and Prevention
(Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades)
800-232-4636 
888-232-6348 (TTY)
cdcinfo@cdc.gov
www.cdc.gov
www.cdc.gov/spanish

Depression and Bipolar Support Alliance 
(Alianza de Apoyo a Personas con Depresión y Trastorno Bipolar)
800-826-3632
www.dbsalliance.org

MedlinePlus en español
NIH National Library of Medicine
(Biblioteca Nacional de Medicina)
www.medlineplus.gov (en inglés)
https://medlineplus.gov/spanish/ (en español)

Mental Health America
(Salud Mental América)
800-969-6642
www.mentalhealthamerica.net
www.mhanational.org/recursos-en-espanol

National Alliance on Mental Illness 
(Alianza Nacional sobre las Enfermedades Mentales)
800-969-6642
https://www.nami.org/Your-Journey/Identity-and-Cultural-Dimensions/Hispanic-Latinx/La-salud-mental-en-la-comunidad-latina 

National Center for Complementary and Integrative Health
(Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral)

888-644-6226 
866-464-3615 (TTY)
info@nccih.nih.gov
www.nccih.nih.gov
www.nccih.nih.gov/health/espanol

National Coalition on Mental Health and Aging (NCMHA)
(Coalición Nacional sobre la Salud Mental y el Envejecimiento)
309-531-2816
www.ncmha.org
admin@ncmha.org

National Heart, Lung, and Blood Institute
(Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre)
301-592-8573
nhlbiinfo@nhlbi.nih.gov
www.nhlbi.nih.gov (en inglés)
 

National Institute of Mental Health
(Instituto Nacional de la Salud Mental)
866-615-6464
866-415-8051 (TTY)
nimhinfo@nih.gov
www.nimh.nih.gov
https://www.nimh.nih.gov/health/topics/espanol

National Suicide Prevention Lifeline 
(Línea 988 de Prevención del Suicidio y Crisis)
988 o 800-273-8255 (en español/24 horas al día)
711 pues 988 or 800-799-4889 (TTY)
https://988lifeline.org/help-yourself/en-espanol/

Substance Abuse and Mental Health Services Administration
(Administración de Salud Mental y Abuso de Sustancias)

877-726-4727 
877-696-6775 (español)
800-487-4889 (TTY)
samhsainfo@samhsa.hhs.gov
https://store.samhsa.gov/
https://store.samhsa.gov/?f[0]=language:ES

El Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento (NIA, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud, ofrece la información contenida en este documento, la cual ha sido revisada por sus científicos y otros expertos para asegurarse de que sea precisa y esté actualizada.

nia.nih.gov

An official website of the National Institutes of Health