ARCHIVED= Ataque cerebral | National Institute on Aging

Ataque cerebral

Luis e Inés estaban jugando naipes una noche cuando Luis le hizo una pregunta a Inés. Ella trató de contestarle, pero no pudo hablar. Luis sabía que algo estaba muy mal. ¿Pudiera ser un ataque cerebral? Sin perder tiempo, él llamó al 9-1-1. La ambulancia llevó a Inés al hospital. Los médicos de la sala de emergencias dijeron que había sido un ataque cerebral; Luis tenía razón. Debido a que Luis pidió ayuda rápidamente, Inés recibió el cuidado médico que necesitaba sin demora. Ella comenzó a mejorar, le volvió el habla y una vez más está teniendo largas conversaciones con Luis.

Inés tuvo suerte. Un ataque cerebral (también conocido como un derrame cerebral) puede causar problemas físicos y mentales perdurables y hasta la muerte en las personas mayores. Conocer los síntomas de un ataque cerebral y actuar rápidamente puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. Además, usted puede tomar pasos para disminuir la posibilidad de sufrir un ataque cerebral.

¿Qué es un ataque cerebral?

Un ataque cerebral ocurre cuando algo cambia la manera en que la sangre fluye en el cerebro. La sangre lleva oxígeno y nutrientes a las células cerebrales. Si la sangre no puede fluir a una parte del cerebro, las células que se encuentran en esa región pueden empezar a morir pronto. Si las células solamente han sido dañadas, a veces mejoran. Pero las células del cerebro que han muerto no pueden ser revividas. Por eso, alguien que haya tenido un ataque cerebral puede tener problemas para hablar, pensar o caminar.

Existen dos tipos principales de ataque cerebral. El tipo más común (isquémico) es causado por un coágulo sanguíneo o por el estrechamiento de un vaso sanguíneo (arteria) que va al cerebro. Esto impide que la sangre fluya a otras partes del cerebro e impide que el oxígeno y los nutrientes necesarios lleguen a las células del cerebro en esas regiones. En el segundo tipo principal de ataque cerebral (hemorrágico), la ruptura de un vaso sanguíneo causa sangrado en el cerebro. Esta ruptura en el vaso sanguíneo también previene que el oxígeno y los nutrientes lleguen a las células del cerebro.

El ataque cerebral es una emergencia. Llame al 9-1-1.

Nunca ignore los síntomas de un ataque cerebral. Llame al 9-1-1 si tiene cualquiera de los síntomas de un ataque cerebral, aun si éstos no duran mucho tiempo.

Llame al 9-1-1 INMEDIATAMENTE si usted observa o siente alguno de estos síntomas:

  • Súbito entumecimiento o debilidad en la cara, el brazo o la pierna, especialmente en un lado del cuerpo
  • Súbita confusión o dificultad para hablar o entender
  • Súbitos problemas de visión en uno de los ojos o en ambos ojos
  • Súbito mareo, pérdida del equilibrio o de la coordinación, o dificultad para caminar
  • Súbito dolor de cabeza severo sin causa conocida

¡NO IGNORE LAS SEÑALES DE UN ATAQUE CEREBRAL!

Algunas veces los síntomas de un ataque cerebral duran solamente unos minutos y luego desaparecen. Esto podría ser un ataque isquémico transitorio (TIA, por sus siglas en inglés) llamado también mini ataque cerebral. Este mini ataque es una emergencia médica. Usted debe obtener ayuda médica inmediatamente. Si un mini ataque cerebral no es tratado rápidamente, puede ser seguido unas cuantas horas o días después por un ataque cerebral mayor, capaz de causar una incapacitación.

¿Qué hará el médico?

El médico diagnosticará un ataque cerebral basándose en los síntomas, el historial médico y los exámenes médicos, tales como una tomografía computarizada (CT scan, en inglés). Una tomografía computarizada es un tipo de examen que permite a los médicos observar detalladamente imágenes del cerebro.

¡Todas las personas que han sufrido un ataque cerebral se benefician de un tratamiento médico inmediato! Pero solo las personas que han sufrido un ataque isquémico, el tipo de ataque causadopor un coágulo sanguíneo, pueden ser tratadas con una droga llamada t-PA (por sus siglas en inglés). Esta droga desintegra los coágulos sanguíneos y puede reducir considerablemente el daño causado por un ataque cerebral isquémico. Empezar el tratamiento con la droga t-PA dentro de las primeras 3 horas después de un ataque cerebral isquémico es la clave de la recuperación. Llegar al hospital inmediatamente proporciona tiempo para que se haga una tomografía computarizada del cerebro. Esta tomografía indicará si este medicamento destructor de coágulos sanguíneos es la opción correcta de tratamiento.

¿Qué pasa después de un ataque cerebral?

Un ataque cerebral puede causar una variedad de problemas de salud. Alguien que haya tenido un ataque cerebral puede estar paralizado o sufrir de debilidad, usualmente en un lado del cuerpo. La persona puede tener dificultad para hablar o para usar palabras. Podría tener dificultad para tragar o problemas de la memoria. Alguien que haya tenido un ataque cerebral puede sentirse deprimido o tener dificultad al tratar de controlar las emociones. Es posible que tenga dolores y entumecimientos.

Hay muchas maneras diferentes de ayudar a que las personas mejoren después de sufrir un ataque cerebral. Muchos de los tratamientos médicos empiezan en el hospital y continúan en el hogar. Las drogas y la terapia física pueden ayudar a mejorar el equilibrio, la coordinación y algunos problemas como las dificultades para hablar y usar palabras. La terapia ocupacional puede facilitar la realización de actividades como bañarse o cocinar.

El médico de cabecera puede darle seguimiento al caso y brindar atención médica. Algunas personas se recuperan completamente poco después de un ataque cerebral. Otras tardan meses o incluso años. Pero algunas veces el daño es tan grave que la terapia realmente no puede servir de ayuda.

Disminuya su riesgo de sufrir un ataque cerebral

Hable con su médico sobre lo que usted puede hacer para disminuir la posibilidad de sufrir un ataque cerebral. Aun si está en perfecto estado de salud, siga estas sugerencias:

  • Controle su presión arterial. Hágase chequear la presión arterial con frecuencia. Si está alta, siga las instrucciones del médico para bajarla. El tratamiento para la presión arterial alta reduce el riesgo de sufrir tanto un ataque cerebral como una enfermedad cardiaca.
  • Deje de fumar. Fumar aumenta el riesgo de sufrir un ataque cerebral. Nunca es demasiado tarde para dejar de fumar.
  • Controle su colesterol. Si usted tiene el colesterol alto, colabore con su médico para bajarlo. El colesterol, un tipo de grasa en la sangre, se puede acumular en las paredes arteriales. Con el tiempo, esto puede bloquear el flujo sanguineo y resultar en un ataque cerebral.
  • Controle la diabetes. Si no se le da tratamiento, la diabetes puede dañar los vasos sanguíneos y también resultar en un estrechamiento de las arterias y en un ataque cerebral. Siga las sugerencias de su médico para mantener la diabetes bajo control.
  • Consuma alimentos saludables. Consuma alimentos que son bajos en colesterol y en grasas saturadas. Incluya una variedad de frutas y verduras todos los días.
  • Haga ejercicio con regularidad. Trate de hacer que la actividad física sea parte de su vida diaria. Realizar actividades como caminar rápido, andar en bicicleta, nadar y trabajar en el jardín disminuye el riesgo de sufrir un ataque cerebral. Tal vez quiera chequear con su médico antes de empezar una actividad física si usted es mayor de 50 años de edad y no está acostumbrado a hacer actividades vigorosas. El Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento, incluido en la lista de la sección Para más información, ofrece una publicación gratis sobre el ejercicio y la actividad física.

Para más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Institutos Nacionales de la Salud tiene un sitio en la Web, www.medlineplus.gov, con información sobre muchos temas de salud, inclusive ataques cerebrales. En la página principal, haga clic donde dice español y luego donde dice temas de salud. Usando el índice alfabético, elija temas como Ataque cerebral Afasia y Ataque isquémico transitorio haciendo clic en la primera letra del tema que desea y recorriendo la lista.

Éstas son algunas fuentes útiles de información. Las organizaciones que tienen información solamente en ingles están marcadas con un asterisco (*).

American Stroke Association*
7272 Greenville Avenue
Dallas, TX 75231
1-888-478-7653 (línea gratis)
www.strokeassociation.org

National Heart, Lung, and Blood Institute
(Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre)

P.O. Box 30105
Bethesda, MD 20824-0105
1-301-592-8573
1-240-629-3255 (TTY)
www.nhlbi.nih.gov
www.nhlbi.nih.gov/health/dcisp

National Institute of Neurological Disorders and Stroke
(Instituto Nacional de Trastornos Neurológicas y Accidentes Cerebrovasculares)

P.O. Box 5801
Bethesda, MD 20824
1-800-352-9424 (línea gratis)
1-301-468-5981 (TTY)
www.ninds.nih.gov
www.ninds.nih.gov/espanol

National Stroke Association
9707 East Easter Lane
Building B
Centennial, CO 80112
1-800-787-6537 (línea gratis)
www.stroke.org
www.stroke.org/espanol

Para más información sobre la salud y el envejecimiento, comuníquese con:

National Institute on Aging Information Center
(Centro de Información del Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento)

P.O. Box 8057
Gaithersburg, MD 20898-8057
1-800-222-2225 (línea gratis)
1-800-222-4225 (TTY/línea gratis)
www.nia.nih.gov
www.nia.nih.gov/espanol

Nuestro sitio de Internet tiene información sobre una gran variedad de temas de salud. En este sitio usted puede también ordenar publicaciones y subscribirse para recibir comunicados electrónicos.

Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento
Institutos Nacionales de la Salud
Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos

Publication Date: January 2011
Page Last Updated: December 13, 2011