ARCHIVED= Conducir/manejar vehículos | National Institute on Aging

Protección en el hogar para las personas con la enfermedad de Alzheimer

Conducir/manejar vehículos

Conducir es una actividad compleja que requiere reacciones rápidas, sentidos alerta y de la toma de decisiones en segundos. Para una persona con AD, conducir se torna cada vez más difícil. La pérdida de memoria, el deterioro del juicio, la desorientación, las dificultades de visión y la percepción espacial, la lentitud para reaccionar, la disminución del tiempo de concentración, la incapacidad de reconocer indicaciones tales como las señales de PARE o los semáforos, pueden hacer el conducir un vehículo una actividad especialmente peligrosa.

Las personas con AD que continúan conduciendo pueden ser un peligro para sí mismas, para sus pasajeros y para la comunidad en general. A medida que la enfermedad avanza, ellas pierden su habilidad para conducir y deben dejar de hacerlo. Lamentablemente, las personas con AD por lo regular no reconocen cuando ya no deben conducir. Este es un enorme riesgo de seguridad. Es de gran importancia evaluar cuidadosamente las habilidades para conducir de la persona afectada.

Explicarle a la persona con AD que él o ella ya no pueden conducir puede resultar muy difícil. El hecho de ya no tener los privilegios de conducir puede representar una tremenda pérdida de independencia, libertad e identidad. Este es motivo de gran preocupación, tanto para la persona con AD como para quien le cuida. El hecho de no poder conducir puede causarle ira, negación y dolor a la persona con AD, así como sentimientos de culpa y ansiedad a quien cuida de ella. La familia y los profesionales del caso tienen que mostrarse sensibles pero firmes. Ante todo, deben ser persistentes y consistentes.

Señales de alerta de que está conduciendo en forma peligrosa

Con frecuencia, el encargado de cuidar a la persona, un miembro de la familia, un vecino o un amigo son quienes se dan cuenta de los riesgos existentes. Si una persona con AD experimenta uno o más de los siguientes problemas, puede haber llegado el momento de limitar o no dejar que conduzca un vehículo.

La persona con AD:

  • ¿Se pierde cuando conduce en una zona que le es familiar?
  • ¿No observa las señales de tráfico?
  • ¿Conduce a una velocidad no adecuada?
  • ¿Se muestra iracundo, frustrado o confundido mientras
    conduce?
  • ¿Toma decisiones lentas o inapropiadas?

Por favor no espere a que suceda un accidente. ¡Tome medidas de inmediato!



El médico de una persona con AD puede asistir a la familia en la tarea de restringir que conduzca un vehículo. Hable con el médico acerca de sus preocupaciones. La mayoría de las personas escucharán al médico. Pídale que aconseje a la persona con AD que conduzca menos, que se someta a un examen de manejo o que deje de conducir definitivamente. Cada día un mayor número de estados impone leyes que exigen a los médicos reportar al Departamento de Tránsito, los casos de AD y enfermedades similares. A su vez, del Departamento de Tránsito es responsable de volver a examinar al conductor que representa un riesgo. Estos exámenes se deben realizar con regularidad, por lo menos una vez al año.
 

Cuando la demencia le dificulta el conducir a la persona con AD, pero ésta insiste en seguir conduciendo, es posible que se requieran diferentes formas de abordar la situación.

  • Trabaje en equipo con la familia, los amigos y los profesionales, empleando una sola explicación sencilla para la pérdida de capacidad de conducir, tal como: “tienes problemas de memoria y ya es un riesgo si conduces.” “No puedes conducir puesto que estás bajo el efecto de las medicinas,” o “el doctor ordenó que ya no conduzcas más.”
  • Solicite al doctor que escriba una orden médica “NO CONDUZCA VEHÍCULOS.” Pídales al doctor que escriba al Departamento de Tránsito o al Departamento de Seguridad Pública informando que la persona ya no debe conducir. Muéstrele dicha carta a la persona con AD como evidencia.
  • Ofrézcase a conducir.
  • Camine cuando sea posible, y procure que estos paseos sean un evento especial.
  • Utilice el transporte público o cualquier otro transporte especial suministrado por las organizaciones de la comunidad. Averigüe cuáles son los descuentos para personas de edad o cupones de transporte. La persona con AD no debe utilizar el transporte público sin supervisión.
  • Estacione el automóvil en casa de algún amigo.
  • Esconda las llaves del automóvil.
  • Intercambie las llaves del automóvil por unas que ya no sirvan. Algunas personas con AD tienen el hábito de cargar llaves con ellos. Coloque un letrero grande en la tapa del motor del carro solicitando a cualquier mecánico que le llame antes de efectuar un trabajo solicitado por la persona con AD.
  • Haga que un mecánico le instale un “interruptor de corriente” o sistema de alarma que desactive el flujo de combustible para evitar que el automóvil arranque.
  • Considere la posibilidad de vender el carro y destinar el dinero que se ahorra en seguro, reparaciones y gasolinas para pagar taxis.
  • No deje a la persona con AD sola en un carro estacionado.

Publication Date: May 2006
Page Last Updated: November 30, 2011