ARCHIVED= Temas generales de seguridad | National Institute on Aging

Protección en el hogar para las personas con la enfermedad de Alzheimer

Temas generales de seguridad

Las personas con AD cada día son menos capaces de cuidar de sí mismas. Sin embargo, cada persona desarrolla la enfermedad de su propia manera. Al ser la persona que cuida del enfermo, usted se enfrenta al constante reto de adaptarse a cada cambio de comportamiento y funcionamiento de la persona. Los siguientes principios generales pueden ser útiles.

  1. Prevenga los riesgos. Es muy difícil predecir lo que una persona con AD puede hacer. Por el sólo hecho de que aún no haya ocurrido algo, esto no significa que no sea motivo de preocupación. Aún con los mejores planes en marcha, los accidentes pueden ocurrir. Por consiguiente, el revisar la seguridad de su casa puede ayudarle a controlar algunos de los problemas que pueden llevar a situaciones de peligro.
  2. Adapte el ambiente. Es más efectivo cambiar el ambiente que cambiar la mayoría de los comportamientos. Aunque algunos comportamientos de la AD se pueden manejar con medicinas recetadas por un médico, para controlar otras actitudes no existen medicinas. Usted puede introducir cambios en un ambiente para disminuir los peligros y tensiones que acompañan los cambios prácticos y de comportamiento.
  3. Reduzca el peligro. Al reducir el peligro, usted puede aumentar la independencia. Un ambiente seguro puede resultar en un ambiente menos restrictivo, donde la persona con AD puede experimentar una mayor seguridad y más movilidad.

¿Es seguro dejar sola a la persona que padece de AD?

Este aspecto requiere de una evaluación cuidadosa y ciertamente es un problema de seguridad. Los siguientes puntos le pueden ayudar a tomar decisiones.

Pregúntese si la persona con AD:

  • ¿Bajo condiciones de estrés, se muestra confundida o tiene comportamientos impredecibles?
  • ¿Reconoce una situación de peligro, por ejemplo, un incendio?
  • ¿Sabe como utilizar el teléfono en caso de emergencia?
  • ¿Sabe cómo obtener ayuda?
  • ¿Permanece contenta dentro de la casa?
  • ¿Deambula sin rumbo y se desorienta facilmente?
  • ¿Muestra señales de agitación, depresión o alejamiento cuando se le deja sola durante cualquier lapso de tiempo?
  • ¿Intenta volver a cultivar intereses o aficiones que pudieran no requerir supervisión, tales como cocinar, reparar aparatos o trabajar en madera?

Podría ser recomendable que usted solicite información y consejo de un profesional de la salud para que le ayude con respecto a estas consideraciones. A medida que la enfermedad de Alzheimer avanza, estas preguntas requerirán una continua evaluación.

 

Publication Date: May 2006
Page Last Updated: November 30, 2011