ARCHIVED= Protección en el hogar de acuerdo con cada tipo de comportamiento | National Institute on Aging
Buena Salud

Protección en el hogar para las personas con la enfermedad de Alzheimer

Protección en el hogar de acuerdo con cada tipo de comportamiento

Aunque una serie de comportamientos y problemas sensoriales pueden acompañar la enfermedad de Alzheimer, no todas las personas experimentarán la enfermedad de igual manera. A medida que avanza la enfermedad, los cambios particulares de comportamiento pueden generar problemas de seguridad. La persona con AD puede o no tener estos síntomas. Sin embargo, en caso de que se presenten estos cambios de comportamiento las siguientes recomendaciones de seguridad pueden reducir los riesgos.

Deambular

  • Retire cualquier desorden y despeje los corredores de un cuarto a otro, para permitir que la persona con AD pueda moverse con mayor libertad.
  • Asegúrese de que los pisos ofrezcan una buena tracción para caminar o para el continuo ir y venir en un lugar. Utilice cera de piso antideslizante o mantenga los pisos sin brillar.
  • Asegure todos los bordes de las alfombras, elimine las alfombras pequeñas o instale bandas antideslizantes. La persona con AD debe usar zapatos con suela que no resbala o zapatillas.
  • Coloque cerraduras en las puertas de salida en una posición alta o baja, pero no a la altura de la vista. Considere la posibilidad de colocar cerraduras dobles que requieran el uso de una llave. Mantenga una llave con usted y esconda la otra cerca de la puerta para fines de salidas de emergencia.
  • Use forros sueltos en la perilla de la puerta, de manera que ésta sea la que gire en lugar de la perilla. Debido al posible peligro que pueden ocasionar si se requiere una salida de emergencia, las puertas con llave y las cubiertas de las perillas solamente se deben utilizar cuando esté presente el encargado del cuidado de la persona.
  • Instale mecanismos de seguridad, que se encuentran en las ferreterías, para limitar la distancia hasta la que se pueden abrir las ventanas.
  • De ser posible, asegure el jardín con una cerca y una puerta con llave. Utilice alarmas para la puerta, tales como campanillas sueltas encima de la puerta o dispositivos que suenan cuando se toca la perilla o cuando se abre la puerta.
  • Trate de distraer la atención de la persona con AD para disuadirla de abrir la puerta colocando pequeños afiches pintorescos en la puerta; colocando puertas removibles, cortinas o gallardetes de colores brillantes a través de la puerta; o empapelando la puerta para que se asemeje a las paredes contiguas.
  • Coloque señales de PARE, NO ENTRE o CERRADO en puntos estratégicos de las puertas. Reduzca las señales que indiquen salir de la casa, tales como zapatos, llaves, maletas, abrigos o sombreros.
  • Obtenga un brazalete de identificación médica para la persona con AD, que contenga las palabras “pérdida de memoria” (“memory loss”) junto con un teléfono de emergencia. Coloque el brazalete en la mano que más utiliza la persona, a fin de limitarle la posibilidad de quitárselo, o asegure el cierre del brazalete con soldadura.
  • Coloque etiquetas en la ropa para facilitar la identificación. Consulte con la asociación local de Alzheimer acerca del programa Retorno Seguro (Safe Return).
  • Mantenga una prenda usada y sin lavar de la persona en una bolsa plástica para ayudar a encontrar a alguien con el uso de perros rastreadores.
  • Informe a los vecinos sobre la posibilidad de que la persona deambule o se pierda. Pídales que se comuniquen con usted o con la policía inmediatamente si ven a la persona sola y en camino hacia alguna parte.
  • Entregue a la policía local, a los vecinos y a los parientes una fotografía reciente, junto con el nombre y los datos pertinentes de la persona con AD, como precaución en caso de que él o ella se pierda. Tenga a mano fotografías adicionales.
  • Considere grabar un video casero actualizado de la persona con AD.
  • No deje desatendida a una persona con AD que tenga un historial de deambular sin alguien que le atienda.

Rebuscar/esconder cosas

  • Mantenga con llave todos los productos peligrosos o tóxicos, o colóquelos fuera del alcance de la persona.
  • Retire todos los alimentos expirados o dañados de las neveras y alacenas. Una persona con AD puede buscar un refrigerio, pero es probable que no pueda juzgar o que tenga el gusto para desechar un alimento dañado.
  • Simplifique el ambiente, retirando el desorden o los elementos valiosos que la persona con AD pueda colocar en otro sitio, perder o esconder. Esto incluye papeles importantes, chequeras, tarjetas de crédito y joyas.
  • Si su jardín está cercado y tiene puerta con llave, coloque el buzón de correo por fuera de la puerta. Las personas con AD frecuentemente esconden, pierden o botan la correspondencia. En caso de que esto se convierta en un problema, piense en una casilla de correos.
  • Piense en un sitio especial para que una persona con AD pueda rebuscar libremente o clasificar cosas (por ejemplo, una cómoda con cajones, una bolsa con objetos escogidos o una canasta con ropa para doblar o desdoblar). Con frecuencia, los problemas de seguridad ocurren cuando la persona con AD se aburre o no sabe qué hacer.
  • Dele a la persona con AD una cajita de seguridad, un baúl de tesoros o una caja para guardar objetos especiales.
  • Cierre el acceso a los cuartos que no se usan, limitando así la oportunidad de rebuscar y esconder cosas.
  • Con frecuencia, lleve a cabo búsquedas en la casa para descubrir escondites. Una vez los encuentre, esos sitios de escondite se pueden revisar discretamente y con frecuencia.
  • Mantenga todos los botes de basura tapados o donde no se vean. La persona con AD puede no recordar el propósito de los botes de basura o puede rebuscar en ellos.
  • Revise los botes de basura antes de desocuparlos, en caso de que algo haya sido ocultado o botado accidentalmente.

Alucinaciones, ilusiones y delirios

Debido a los complejos cambios que ocurren en el cerebro, las personas con AD pueden ver o escuchar cosas que no se basan en la realidad. Las alucinaciones provienen del interior del cerebro e implican escuchar, ver o sentir cosas que realmente no existen. Por ejemplo, una persona con AD puede ver niños jugando en la sala cuando no existen niños. Las ilusiones se diferencian de las alucinaciones en que la persona con AD mal interpreta algo que en realidad sí existe. Por ejemplo, las sombras en la pared pueden parecerle personas. Los delirios son pensamientos persistentes que la persona con AD cree que son ciertos, aunque en realidad no lo sean. Por ejemplo, con frecuencia, sospechan un robo aunque no puedan verificarlo.

Es importante buscar evaluación médica si una persona con AD presenta constantemente perturbaciones a causa de alucinaciones, ilusiones o delirios.

Con frecuencia, estos síntomas pueden ser tratados con medicinas o con técnicas de manejo de conducta. Con todos los anteriores síntomas, las siguientes adaptaciones del ambiente también pueden ser de utilidad.

  • Pinte las paredes de un color claro para que reflejen más luz. Use colores sólidos, que confunden menos a una persona incapacitada que una pared decorada. Los diseños grandes o resaltados (por ejemplo, flores en los papeles de colgadura o en las cortinas) pueden causar ilusiones que creen confusión.
  • Cerciórese de que haya suficiente iluminación y mantenga disponibles bombillas de repuesto en un sitio seguro. Las áreas con poca iluminación pueden producir sombras confusas o dificultar la interpretación de objetos comunes.
  • Reduzca el brillo utilizando bombillas de luz tenue o mate, cierre parcialmente las persianas o cortinas y mantenga globos o pantallas adecuadas en sus luces.
  • Retire o cubra los espejos, si estos le ocasionan confusión o temor a la persona con AD.
  • Pregunte si la persona puede señalar un área específica que le causa confusión. Quizás un aspecto en particular del ambiente sea motivo de una mala interpretación.
  • Varíe el ambiente de la casa lo menos posible para así reducir la posibilidad de confusión visual. Mantenga los muebles en el mismo sitio.
  • Evite que la persona con AD vea programas de televisión violentos o perturbadores. La persona con AD puede creer que la historia es real.
  • No confronte a la persona con AD que se muestra agresiva. Retírese y cerciórese de tener acceso a una salida cuando lo necesite.

Ocasiones especiales/grandes reuniones/seguridad durante los días de fiesta

Cuando las celebraciones, eventos especiales o días de fiesta cuentan con la asistencia de un gran número de personas, recuerde que es posible que estos grupos grandes puedan hacer que una persona con Alzheimer sienta algo de confusión y ansiedad. Para una persona con Alzheimer, algunas situaciones pueden ser más cómodas y sencillas de manejar que otras.

  • Las grandes reuniones, los matrimonios, las reuniones familiares o el picnic del 4 de julio pueden ser motivo de ansiedad. Considere organizar una reunión más íntima e invite solo a unas cuantas personas a su hogar. Piense en pedirles a sus amigos y familiares que visiten la casa en grupos pequeños en vez de ir todos al mismo tiempo. Si usted es el anfitrión de un grupo grande, acuérdese de preparar con anticipación a la persona con Alzheimer. Trate de tener un espacio disponible donde la persona con Alzheimer pueda descansar, estar sola o pasar un rato con un grupo más pequeño de personas, si es necesario.
  • Considere simplificar las actividades de los días de fiesta en su hogar y recuerde que es posible que ahora tenga más responsabilidades que en años anteriores. Por ejemplo, en veces de cocinar una cena complicada de Acción de Gracias o de Navidad, invite a sus familiares y amigos a una comida donde todo el mundo traiga platos diferentes. En vez de decoraciones muy elaboradas, considere seleccionar sólo unos cuantos artículos decorativos para celebrar los días de fiesta. Asegúrese de que las decoraciones no alteren el ambiente de forma significativa, lo que podría confundir a la persona con Alzheimer.
  • Las decoraciones, como los árboles y las luces de navidad o las menorahs, deben estar aseguradas para que no se caigan o se incendien. Cualquier cosa inflamable debe ser vigilada en todo momento, y se deben tomar precauciones adicionales para que las luces u otras cosas que puedan romperse estén sujetas firme y correctamente y fuera del paso de aquellas personas con Alzheimer.
  • Tal como lo indican la mayoría de los fabricantes, las velas de cualquier tamaño nunca deben dejarse encendidas sin supervisión. Deben guardarse cuando no estén en uso.
  • Trate de evitar el desorden en general durante los días de fiesta, especialmente en los pasillos.

 

Fecha de publicación: Mayo 2006
Última actualización: Noviembre 30, 2011