Buena Salud

El abuso de las personas mayores

Gerardo, de 73 años de edad, sufrió un ataque (derrame) cerebral. Como no podía cuidarse a sí mismo, se pasó a vivir con la familia de su hijo. Su hijo trató de ayudar, pero era Frida, su nuera, la que usualmente cocinaba comidas especiales y le ayudaba a bañarse y a vestirse. Frida ya estaba suficientemente ocupada atendiendo a dos muchachos adolescentes y trabajando como maestra de tercer grado. Al principio, todos estaban contentos de que Gerardo estuviera viviendo con la familia. Pero después de unos meses, Frida a menudo le gritaba y a veces no le ayudaba a vestirse hasta muy tarde en el día. Gerardo estaba muy angustiado, pero no sabía qué hacer.

Hay muchos tipos de maltrato

Muchas personas mayores son víctimas de abuso, a veces llamado maltrato de personas mayores. Le puede suceder a cualquier persona, sin importar su raza, religión o antecedentes. Y puede suceder en muchos lugares, inclusive en la casa de la persona mayor, en la casa de un miembro de la familia, en un lugar de vivienda con asistencia o en un hogar de ancianos.

Cuidar a alguien que tiene una discapacidad física o mental puede ser duro y agotador. Algunas personas encargadas de brindar cuidados se frustran y cierto tipo de abuso físico o emocional puede ocurrir.

  • El abuso físico ocurre cuando la persona que cuida a una persona mayor le causa daños físicos, pegándole, empujándola o abofeteándola.
  • El abuso emocional puede ocurrir cuando la persona que cuida a una persona mayor le grita, usa palabras humillantes, la amenaza o la ignora repetidamente. Impedir que una persona mayor vea a sus amigos y parientes cercanos es otra forma de abuso emocional.
  • El abuso sexual ocurre cuando la persona que cuida a una persona mayor la fuerza a presenciar o ser parte de actos sexuales.
  • La negligencia ocurre cuando la persona que cuida a una persona mayor no responde a sus necesidades.
  • El abandono ocurre cuando se deja a la persona mayor sola, sin hacer planes para que alguien la cuide.

Los asuntos de dinero y el abuso

Después de que la madre de Víctor murió, él empezó a ocuparse de sus abuelos, que ya eran personas de edad avanzada. Víctor insistió que agregaran su nombre a la cuenta bancaria de ellos para que así él pudiera pagar las cuentas de ellos. Durante los últimos 6 meses, Víctor ha estado sacando dinero de esa cuenta bancaria para su propio uso. Él se siente culpable, pero se dice a sí mismo que de todos modos ese dinero pronto será suyo.

El abuso financiero ocurre cuando el dinero o las pertenencias de alguien son robados. Esto puede incluir falsificar cheques, apropiarse del dinero pagado por programas de jubilación y del Seguro Social o usar las tarjetas de crédito y las cuentas bancarias de otra persona. El abuso financiero incluye cambiar los nombres en un testamento, en las cuentas bancarias, en las pólizas de seguro de vida o en el título de propiedad de una casa. El abuso financiero se está volviendo extenso y es difícil de detectar.

Muchos estadounidenses mayores son víctimas de abuso financiero. Puede ser muy angustiante. Además de perder dinero, algunos adultos mayores nunca recuperan su sentido de confianza y de valor propio.

El fraude relacionado con los cuidados de salud puede ser cometido por los médicos, el personal de los hospitales y otros trabajadores que brindan cuidados de salud. El fraude incluye cobrar excesivamente, cobrar dos veces por el mismo servicio, falsificar las solicitudes de pago de Medicaid o Medicare, o cobrar por servicios que no fueron proporcionados.

¿Quiénes están siendo abusados?

La mayoría de las víctimas de abuso son mujeres, pero algunas de las víctimas son hombres. Las personas mayores que tienen mayor probabilidad de ser víctimas de abuso son las que no tienen parientes o amigos cerca y aquellas que sufren de discapacidades físicas o de problemas de memoria.

El abuso le puede suceder a cualquier persona mayor, pero a menudo afecta a las personas que dependen de otros para que les ayuden con las actividades de la vida diaria, inclusive bañarse, vestirse y tomar medicamentos. Las personas más frágiles a menudo son abusadas porque aparentan ser víctimas fáciles.

Cómo determinar si alguien está siendo abusado

Hace dos años, el médico diagnosticó a la madre de Eduardo con osteoporosis. Cuando ella necesitaba más ayuda, él la trasladó a un hogar de ancianos cercano. Durante los últimos meses, ella ha estado deprimida y retraída. A Eduardo no le gusta la manera en que una de las enfermeras le habla a su madre.

Usted puede notar indicios de abuso o negligencia cuando visita a una persona mayor en la casa o en un establecimiento que brinda atención a las personas mayores. Usted puede notar que la persona:

  • Tiene dificultades para dormir
  • Aparenta estar deprimida o confundida
  • Pierde peso sin razón
  • Muestra señales de trauma como mecer el cuerpo hacia adelante y hacia atrás
  • Actúa de manera agitada o violenta
  • Se vuelve retraída
  • Deja de participar en actividades que disfrutaba anteriormente
  • Tiene moretones, quemaduras o cicatrices inexplicables en el cuerpo
  • Se ve desarreglada, con el pelo sin lavar y la ropa sucia
  • Desarrolla úlceras por presión debido al prolongado reposo en cama o tiene otros trastornos que hubieran podido ser evitados

¿Qué causa el abuso?

Norma tranquilizó a sus hermanos asegurándoles que ella cuidaría bien a su hermana mayor, Anita, y así lo ha hecho. Pero ahora, Anita ha sido diagnosticada con la enfermedad de Alzheimer. En la noche, Anita está tan agitada que Norma no logra acostarla. Norma se siente cansada, sola y enojada porque sus hermanos no le ayudan. El deseo de Norma de darle una buena sacudida a Anita es cada vez más fuerte.

Cuidar a una persona mayor puede ser una tarea dura y difícil. Puede ser muy estresante. Es posible que la persona que cuida a una persona mayor tenga que estar disponible las 24 horas del día para preparar comidas, ocuparse del cuidado físico de la persona mayor, lavar la ropa, limpiar la casa, llevar a la persona mayor a las citas con el médico y pagar las cuentas. Las personas que cuidan a una persona mayor pueden tener preocupaciones adicionales. Muchas ponen en riesgo su propio futuro financiero cuando abandonan trabajos asalariados para cuidar a un amigo o pariente de edad avanzada.

¿Está pensando en encargarse de cuidar a una persona mayor?

Si usted va a encargarse de cuidar a un pariente o amigo, hágase las siguientes preguntas:

  • ¿Tengo una buena relación con esta persona?
  • ¿La persona es difícil?
  • ¿Me van a ayudar otros miembros de la familia?
  • ¿Estoy siendo presionado por otros miembros de la familia para que me haga cargo de esta tarea?
  • ¿Voy a tener tiempo para descansar y atender mis necesidades?
  • Dada mi situación financiera, ¿puedo permitirme cuidar a esta persona? 
  • ¿Hay recursos comunitarios que pueden brindarme ayuda?
  • ¿Qué otras opciones hay para brindarle los cuidados necesarios a esta persona?

Cuidar a una persona mayor puede ser aún más difícil cuando la persona tiene demencia o pérdida de memoria. Puede ser angustiante, e incluso irritante, escuchar las mismas preguntas una y otra vez. Usted puede perder sueño preocupándose de que la persona mayor deambule por la noche o le pida ayuda a cualquier hora de la noche o del día.

Cuidar a una persona mayor también puede ser gratificante, pero puede ser difícil mantener una perspectiva positiva cuando hay poca esperanza de que la condición física y mental de la persona mayor mejore. Todos estos factores pueden contribuir a que la persona que cuida a una persona mayor sufra un desgaste ocupacional y desatienda o abuse de la persona mayor.

¿Quién puede ayudar?

El maltrato de personas mayores no dejará de ocurrir por sí solo. Es necesario que alguien lo enfrente y brinde ayuda. Muchas personas mayores se sienten demasiado avergonzadas como para delatar el abuso. O tienen miedo que si delatan el abuso, la persona que las cuida se enterará y el abuso empeorará. Si piensa que alguien que usted conoce está siendo abusado, ya sea física, emocional o financieramente, hable con esa persona cuando ustedes dos estén solos. Usted podría decirle que piensa que algo no anda bien y está preocupado. Ofrezca llevar a la persona a algún lugar donde puede obtener ayuda; por ejemplo, a una agencia local de servicios de protección para adultos.

La Administration on Aging tiene un centro nacional llamado National Center on Elder Abuse, donde usted puede obtener listados de agencias gubernamentales y conocer las leyes estatales relacionadas al abuso y la negligencia. Diríjase a www.ncea.aoa.gov para obtener más información (solamente en inglés). O llame al Eldercare Locator durante los días laborables al 1-800-677-1116.

Muchas agencias de servicios sociales locales, estatales y nacionales pueden ayudar con problemas emocionales, legales y financieros.

Si usted piensa que una persona mayor está en peligro inminente, llame al 911 o a la policía de su localidad para obtener ayuda inmediatamente. La mayoría de los estados requieren que los médicos y los abogados notifiquen el maltrato de adultos. La familia y los amigos también pueden notificarlo. No espere. Hay ayuda disponible. Si se ha cometido un crimen, se llamará a la policía.

¿Cuáles son los efectos a largo plazo del abuso?

La mayoría de las heridas físicas sanan con el tiempo. Pero cualquier tipo de maltrato puede dejar a la persona abusada sintiéndose temerosa y deprimida. A veces, las víctimas piensan que el abuso es culpa de ellas mismas. Las agencias de servicios de protección pueden sugerir grupos de apoyo y consejería que pueden ayudarle a la persona abusada a sanar las heridas emocionales.

Para más información

Éstas son algunas fuentes útiles de información. Las organizaciones que tienen información solamente en inglés están marcadas con un asterisco (*).

Eldercare Locator
1-800-677-1116 (línea gratis)
www.eldercare.gov

Long-Term Care Ombudsman
Resource Center
1001 Connecticut Avenue, NW, Suite 425
Washington, DC 20036
1-202-332-2275
www.ltcombudsman.org

National Adult Protective Services Association*
920 South Spring Street, Suite 1200
Springfield, IL 62704
1-217-523-4431
www.apsnetwork.org

National Center on Elder Abuse*
c/o University of California-Irvine
Program in Geriatric Medicine
101 The City Drive South
200 Building
Orange, CA 928681
-855-500-3537
www.ncea.aoa.gov

National Domestic Violence Hotline
P.O. Box 161810
Austin, TX 78716
Abierta las 24 horas del día
1-800-799-7233 (línea gratis)
1-800-787-3224 (TTY/línea gratis)
www.thehotline.org/get-help
http://espanol.thehotline.org

National Family Caregiver Support Program
Administration on Aging
Washington, DC 20201
1-202-619-0724
www.aoa.gov/AoA_programs/HCLTC

National Library of Medicine
MedlinePlus
(Biblioteca Nacional de Medicina
MedlinePlus)
www.medlineplus.gov
www.medlineplus.gov/spanish

Office for Victims of Crime
U.S. Department of Justice
810 Seventh Street, NW, Eighth Floor
Washington, DC 20531
1-202-307-5983
www.ovc.gov
www.ovc.gov/library/espanol.html

Para más información sobre la salud y el envejecimiento, comuníquese con:

National Institute on Aging Information Center
(Centro de Información del Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento)
P.O. Box 8057
Gaithersburg, MD 20898-8057
1-800-222-2225 (línea gratis)
1-800-222-4225 (TTY/línea gratis)
www.nia.nih.gov
www.nia.nih.gov/espanol

Nuestro sitio de Internet tiene información sobre una gran variedad de temas de salud. En este sitio usted puede también ordenar publicaciones y subscribirse para recibir comunicados electrónicos.

Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento
Institutos Nacionales de la Salud
Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos

Mayo 2011: inglés
Enero 2012: traducio de inglés a español

Fecha de publicación: Enero 2012
Última actualización: Octubre 28, 2013