Buena Salud

Conversando con su médico

¿Qué debo decirle?

Hablando de su salud

Hablar de su salud significa compartir información sobre cómo se siente usted tanto física como emocionalmente. Saber describir los síntomas, discutir diferentes tratamientos y hablar con especialistas lo ayudará a lograr una asociación con su médico en materia de salud. A continuación presentamos algunos aspectos importantes que deberá considerar a la horade hablar con un médico.

Previniendo enfermedades e incapacitación

Preguntas que deberá hacerle a su médico acerca de sus exámenes:

  • ¿Por qué me deben hacer este examen?
  • ¿Qué pasos involucra el examen? ¿Cómo debo prepararme?
  • ¿Existen algunos riesgos o efectos secundarios?
  • ¿Cómo me serán comunicados los resultados? ¿Cuánto tiempo se demorarán los resultados?
  • ¿Qué sabremos después del examen?

Hasta hace muy poco, se le prestaba muy poca atención a la prevención de enfermedades en las personas mayores. Pero las cosas han venido cambiando. Nunca es demasiado tarde para dejar de fumar, mejorar sus hábitos alimenticios o comenzar a hacer ejercicios. Realizar exámenes periódicos y consultar a otros profesionales del campo de la salud, tales como dentistas u oftalmólogos, puede ayudar a promover la salud. Aún las personas que padecen de enfermedades crónicas, como artritis o diabetes, pueden prevenir una mayor incapacidad y, en algunos casos, hasta llegar a frenar el progreso de la enfermedad.

Si su familia sufre de una cierta enfermedad o condición de salud hereditaria, pregúntele a su médico qué pasos puede tomar para ayudar a prevenirla. Si usted tiene una condición crónica, pregunte qué puede hacer para evitar que empeore. Si usted desea conversar acerca de su salud o de prevención de enfermedades con su médico o enfermera, infórmeselo cuando haga su próxima cita. Esto le permitirá al médico dedicarle mástiempo y prepararse para discutir el tema.

Hablando sobre sus síntomas

Es muy importante que usted sea claro y conciso a la hora de describir sus síntomas. Su descripción ayudará al médico a identificar el problema. Un examen físico y las pruebas de laboratorio proporcionan información valiosa, pero son sus síntomas los que encaminan al médico en la dirección correcta.

Dígale al médico cuándo comenzaron los síntomas, a qué hora del día ocurren, cuánto duran (¿segundos? ¿días?), o con cuánta frecuencia ocurren, si se están empeorando o mejorando y si le impiden salir o hacer sus actividades normales. Tome tiempo para anotar sus síntomas antes de llamar al médico o ir a la consulta. Preocuparse por sus síntomas no es indicio de debilidad. Ser honesto sobre lo que está sintiendo no significa que usted se esté quejando. El médico necesita saber cómo se siente.

Preguntando más en detalle sobre los exámenes médicos

Un diagnóstico es la identificación de una enfermedad o de un problema físico. El médico realiza un diagnóstico en base a los síntomas que el paciente está presentando y a los resultados de su examen, pruebas de laboratorio y otros exámenes.

Preguntas que deberá hacerle a su médico acerca del diagnóstico:

  • ¿Qué pudo haber causado este problema? ¿Será permanente?
  • ¿Cómo se trata o se controla este problema?¿Qué efectos a largo plazo tendrá en mi vida?
  • ¿Cómo puedo saber más acerca de mi condición?

Algunas veces los médicos necesitan realizar exámenes de sangre, rayos X u otros procedimientos a fin de descubrir cualquier problema o conocer su condición médica más en detalle. Algunos exámenes, tales como el Papanicolau (examen del cuello del útero), mamografías, pruebas de glaucoma y exámenes de chequeo de cáncer de próstata o de colon y recto son realizados con regularidad para descubrir problemas médicos ocultos.

Antes de someterse a un examen médico, pídale a su doctor que le explique por qué es importante y cuánto cuesta. Además, pregúntele qué necesita hacer para prepararse para las pruebas. Por ejemplo, tal vez sea necesario que haga el examen en ayunas o que proporcione una prueba de orina. De ser posible, llévese material de lectura para el examen. Pregunte cómo le serán notificados los resultados del examen y cuándotardarán en estar listos.

Cuando los resultados estén listos, asegúrese de que su médico se los explique. Es siempre recomendable pedirle una copia de los mismos a su médico. Si el examen lo realiza un especialista, pídale que envíe los resultados a su médico de cabecera.

Hablando de su diagnóstico y de lo que le espera

Si usted entiende bien su condición médica, entonces podrá tomar mejores decisiones respecto al tratamiento. Si usted sabe lo que le espera, estará mejor preparado para afrontar la situación.

Pídale a su médico que le diga cómo se llama la condición que usted padece y por qué el o ella piensa que usted la tiene. Pregúntele en qué manera afectará su organismo y cuánto tiempo podría durar. Algunos problemas médicos nunca desaparecen del todo. Se pueden tratar o controlar pero no se pueden curar. Es conveniente que anote lo que su médico le informe a fin de poder recordarlo después.

No es inusual sentirse sorprendido o preocupado cuando su doctor le indica que usted tiene una nueva condición médica. Puede ser que surjan preguntas posteriormente. Cuando esto ocurra, anótelas y discútalas con su médico en la próxima consulta.

En algunos casos su médico podría ponerlo en contacto con otros profesionales del campo de la salud que podrían ayudarlo a entender mejor su condición. Si se le presenta la oportunidad de trabajar con dichos profesionales, aprovéchela. Asegúrese de saber cómo contactarlos en caso de que usted tuviera que hacerles cualquier pregunta posteriormente.

Hablando de tratamientos

Preguntas que deberá hacerle a su médico respecto a su tratamiento:

  • ¿Existen algunos riesgos asociados al tratamiento?
  • ¿Cuándo debo iniciar el tratamiento? ¿Cuánto tiempo durará el mismo?
  • ¿Hay otros tratamientos disponibles?
  • ¿Cuánto costará el tratamiento? ¿Lo cubrirá mi seguro?

A pesar de que algunas condiciones médicas no necesitan tratamiento, muchas pueden ser controladas con medicamentos, cirugía, cambios en sus hábitos diarios o una combinación de factores. Usted se beneficiará al máximo del tratamiento cuando esté al tanto de lo que está ocurriendo y se involucre en las decisiones. Si su médico sugiere un tratamiento en particular, asegúrese de que entiende lo que implica, para qué sirve y para qué no. También asegúrese de que su médico le proporcione las indicaciones por escrito y haga tantas preguntas como sea necesario.

Si su médico recomienda un tratamiento que lo hace sentir incómodo, pregúntele qué otros tratamientos podrían funcionar en su caso. Por ejemplo, si su médico le recomienda una medicina para la tensión alta, pregúntele si usted no pudiera bajarla haciendo dieta y ejercicio primero. Si los costos le preocupan, pregúntele a su médico si existen alternativas de tratamiento más económicas. El médico puede trabajar con usted para desarrollar un plan de tratamiento de acuerdo a sus necesidades.

Aprovechando al máximo los medicamentos

Preguntas que deberá hacerle a su médico y su farmacéutico respecto a sus medicamentos:

  • ¿Cuáles son los efectos secundarios más comunes? ¿A qué debo prestarle atención?
  • ¿Qué debo hacer si se me olvida tomarme una dosis?
  • ¿Qué comidas, medicamentos o actividades debo evitar mientras estoy tomando esta medicina?

Puede que su médico le recete un medicamento para su problema. Asegúrese de que usted conozca el nombre del medicamento y que entienda por qué le ha sido recetado. Pídale al médico que le escriba cuántas veces deberá tomarlo y por cuánto tiempo. Anote todas las instrucciones especiales, tales como ciertas comidas o bebidas que se deben evitar con el tratamiento. Si usted está tomando otros medicamentos, asegúrese de que el médico lo sepa, a fin de que puedan prevenirse interacciones dañinas de medicamentos.

Algunas veces, las medicamentos afectan a los pacientes mayores en forma distinta que a los pacientes jóvenes. Infórmele al médico si su medicina no le está cayendo bien o si le está causando problemas. Es recomendable que usted no decida parar el tratamiento sin consultar con su médico. Si usted para de tomarse la medicina, avísele al consultorio médico lo más pronto posible. Si otro médico (por ejemplo, un especialista) le receta otra medicina, llame al consultorio de su médico de cabecera y deje un mensaje indicándole el nombre de la misma. Asimismo, antes de tomar cualquier medicina que no necesita receta, consulte con su médico de cabecera. Es recomendable hacer una lista de todos los medicamentos que está tomando y cuándo los toma. En la página 21 se provee un ejemplo.

El farmacéutico constituye otra fuente valiosa de información acerca de sus medicamentos. Además de contestar sus preguntas y ayudarlo a seleccionar medicamentos disponibles sin receta, el farmacéutico guarda un registro de todos los medicamentos que usted adquiere en la farmacia. Debido a que el farmacéutico mantiene estos registros le conviene adquirir sus medicamentos siempre en la misma farmacia. Si usted lo requiere, el farmacéutico puede proporcionarle sus medicamentos en recipientes fáciles de abrir, además de proveerle recetas impresas en letras grandes para que le sea más fácil leerlas.

Entendiendo sus recetas

Cuando su médico le recete una medicina, es importante que usted esté en capacidad de leer y entender las instrucciones. Con frecuencia, los médicos y farmacéuticos utilizan abreviaturas o términos que puede que le resulten desconocidos. Las siguientes abreviaturas (en latin y con su equivalente en español) pueden ser utilizadas en las etiquetas de sus medicamentos con receta. Si usted tiene preguntas acerca de sus medicamentos o de cómo debe tomárselos, pregúntele a su médico o farmacéutico. Si la receta médica está en inglés y usted no entiende alguna de las instrucciones, pídale a alguien que le haga el favor de traducírselas. Es importante que usted tome los medicamentos tal cual como se los recetó el médico.

EL MÉDICO ESCRIBE ESTAS ABREVIATURAS EN LATÍN EN SU RECETA SIGNIFICADO EN ESPAÑOL DE LASABREVIATURAS EN LATÍN

p.r.n.

tomar cuando sea necesario

q.d.

todos los días

b.i.d.

dos veces al día

t.i.d.

tres veces al día

q.i.d.

cuatro veces al día

a.c.

antes de las comidas

p.c.

después de las comidas

h.s.

antes de irse a dormir

p.o.

por vía oral

ea.

cada

La siguiente tabla de medicamentos es un ejemplo que puede copiar en una página en blanco para llevar su propio control. Puede que quiera darles una copia a sus familiares una vez que la llene. Actualice su tabla a medida que sus medicamentos orecetas cambien.

Ejemplo de una tabla de medicamentos

NOMBRE DEL MEDICAMENTO PARA QUÉ SIRVE COLOR/FORMA FECHA DE COMIENZO NOMBRE DEL DOCTOR DOSIS INSTRUCCIONES
Levotiroxina (Levothyroxine) Tiroides Redonday púrpura 10/03 Suárez 75 mg Una hora antesdel desayuno
Metoprolol Tensión arterial Ovalada y rosada 3/04 Pérez 50 mg Con el desayunoy con la cena

 

NOMBRE DEL MEDICAMENTO PARA QUÉ SIRVE COLOR/FORMA FECHA DE COMIENZO NOMBRE DEL DOCTOR DOSIS INSTRUCCIONES

 

 

           

 

 

           

 

 

           

 

 

           

 

 

           

 

Preguntas que deberá hacerle a su médico respecto al cambio de hábitos:

  • ¿Cómo me beneficiará este cambio?
  • ¿Tiene algún material impreso o videos sobre este tema?
  • ¿Existe algún grupo de apoyo o servicios comunitarios que pudieran ayudarme?
  • Preguntas que deberá hacerle a su especialista:

  • ¿Cuál es mi diagnóstico?
  • ¿Qué tratamiento me recomienda? ¿Cuándo debo comenzar el nuevo tratamiento?
  • ¿Discutirá mi tratamiento con mi médico de cabecera?

Cambiando sus hábitos diarios

Los médicos y otros profesionales del campo de la salud pueden sugerirle que cambie su dieta, nivel de actividad física u otros aspectos de su vida que pudieran ayudarle a controlar su problema médico. Algunas investigaciones han revelado que estos cambios, particularmente un aumento en el nivel de ejercicio, tienen efectos positivos en su salud en general. Algunas veces las sugerencias del médico puede que no le resulten aceptables. Por ejemplo, su médico podría recomendarle una dieta que incluya alimentos que usted no puede comer o que no le gustan. Comuníquele a su médico si lo que él le propone no le conviene y explíquele por qué. De seguro existen otras alternativas. Continúe comunicándose con su médico hasta hallar un programa que se adapte a sus necesidades.

Consultando a especialistas

Preguntas que deberá hacerle al cirujanorespecto a la cirugía:

  • ¿Cuál es la probabilidad de éxito de la operación?¿Cuántas de estas operaciones ha realizado exitosamente?
  • ¿Qué problemas pueden ocurrir con esta cirugía?¿Qué tipos de dolor o incomodidad debo esperar?
  • ¿Voy a estar hospitalizado?¿Cuánto tiempo toma la recuperación? ¿Qué involucra?

Preguntas que deberá hacerle al personal médico del hospital:

  • ¿Cuánto tiempo voy a pasar en el hospital?
  • ¿Cuándo veré a mi médico?¿Qué otros médicos y profesionales me verán?
  • ¿Cuál es la rutina diaria en esta parte del hospital?

Puede que su médico tenga que referirlo a un especialista para que se realice una evaluación más detallada. Usted también podría solicitar ver a un especialista, pero su compañía de seguro podría requerirle que obtenga una autorización de su médico de cabecera.

Cuando usted vea a un especialista, pídale que envíe la información de la consulta y/o del tratamiento a su médico de cabecera. Esto le permitirá a su médico de cabecera llevar un registro exacto de su historial médico. También deberá comunicar a su médico de cabecera durante la próxima consulta cualquier tratamiento o medicamentos que el especialista haya recomendado.

Puede que la consulta con el especialista sea breve. A menudo, el especialista ha visto previamente su historial médico o los resultados de sus exámenes y está familiarizado con su caso. Si usted no tiene claras las recomendaciones del especialista, pregúntele en detalle. Por ejemplo, si el especialista le informa que usted padece de una enfermedad que usted desconoce, le convendría decirle: “No sé mucho sobre esta enfermedad. ¿Podría explicarme de qué se trata y cómo podría afectarme?” o “Me dicen que es dolorosa. ¿Qué se puede hacer para prevenir o controlar el dolor?” Le convendría, además, solicitar material escrito sobre la enfermedad o llamar a su médico de cabecera para clarificar cualquier información que usted no haya entendido.

Cirugías

En algunos casos, la cirugía puede constituir el mejor tratamiento para su enfermedad. Si éste es el caso, su médico lo referirá a un cirujano. Conocer los detalles de la operación lo ayudará a tomar una decisión correcta. También le ayudará a prepararse para la cirugía de manera que su recuperación sea más rápida. Pídale al cirujano que le explique qué va a realizar durante la operación y qué material impreso o en video usted podrá consultar antes de la operación. Infórmese si necesita internarse en el hospital para la cirugía o si se trata de un procedimiento ambulatorio. Si el procedimiento no requiere que se quede en el hospital, haga arreglos para que alguien lo lleve a casa. Las cirugías menores que no requieren que los pacientes sean recluidos en el hospital a menudo pueden realizarse en centros asistenciales llamados “centros quirúrgicos ambulatorios”. Cuando se recomienda realizar una cirugía, es común que el paciente obtenga una segunda opinión. De hecho, puede que su compañía de seguros lo requiera. Los médicos están acostumbrados a esta política y la mayoría no se ofenderá si usted les comunica que obtendrá una segunda opinión. Su médico hasta podría recomendarle otros médicos que podrían revisar su caso. Escuchar las opiniones de dos médicos distintos puede ayudarle a tomar la decisión más correcta para su caso.

Buscando una segunda opinión

Piense cuidadosamente sobre las razones que le llevan a pedir una segunda opinión. Si tiene que ver con el hecho de que usted realmente no entiende lo que su médico le está recomendando o por qué, entonces pruebe discutirlo con su médico en más detalle.

No tenga miedo de decirle a su médico que usted desea una segunda opinión. A la mayoría de los médicos les parece bien que sus pacientes obtengan una segunda opinión y prefieren saber de antemano que usted tiene la intención de hacerlo.

Antes de hacer la cita, asegúrese de verificar con su compañía de seguros si su póliza cubre los gastos de una segunda opinión, si existen algunas restricciones con respecto a qué médicos puede ver y si usted necesita una autorización de su médico de cabecera.

Si lo hospitalizan

Si usted tiene que ser hospitalizado, recuerde estos consejos. Primero, los hospitales tienen un programa de actividades diarias. Familiarizarse con la rutina del hospital puede ayudarlo a que su estadía resulte más placentera. Pregunte cuán flexible es el hospital con respecto a su rutina diaria y comuníquele las preferencias que usted tenga en relación a su horario. Los médicos generalmente visitan a los pacientes en ciertos horarios específicos del día. Infórmese cuándo su médico pasará a verle y tenga listas las preguntas que desee hacerle.

En el hospital, puede que sea examinado por su médico de cabecera y por varios médicos especialistas, así como enfermeras y otro personal médico. Si usted se encuentra en un hospital que sirve a la vez de escuela de medicina, también podrían examinarlo médicos en entrenamiento o estudiantes de medicina, residentes o médicos asociados. Muchos de estos médicos en entrenamiento ya poseen grandes conocimientos y experiencia médica. Puede que le dediquen más tiempo a hablar con usted que el resto del personal. Las enfermeras también son una fuente importante de información, especialmente porque las verá con muchamás frecuencia.

Preguntas que deberá hacerle al personal de la sala de emergencia:

  • ¿Hablará con mi médico de cabecera sobre mi tratamiento?
  • ¿Debo hacer arreglos para más tratamientos?
  • ¿Me podría dar las instrucciones por escrito?
  • ¿Hay alguien del personal del hospital que hable mi idioma? ¿Puede esa persona actuar como intérprete?

Si necesita ir a la sala de emergencia

Una visita a la sala de emergencia siempre resulta estresante. De ser posible, tenga a mano los siguientes documentos:

  • tarjeta de seguro o número de póliza
  • lista de medicamentos
  • lista de sus enfermedades
  • nombres y teléfonos de su médico y de uno o dos de sus parientes o amigos más cercanos

Algunas personas suelen llevar esta información en una tarjeta en su billetera o cartera.

Una vez que esté en la sala de emergencia, haga preguntas si usted no entiende los exámenes o los procedimientos a los que está siendo sometido. Antes de salir, asegúrese de entender las indicaciones del médico. Por ejemplo, si usted necesita cambiarse las vendas, asegúrese que sabe cómo y cuando debe hacerse. Informe a su médico de cabecera cuanto antes acerca de su visita a la sala de emergencia. Si es posible, lleve a alguien que hable inglés si usted no domina el idioma. De lo contrario, hágale saber a su médico o al personal administrativo del hospital sobre su barrera del idioma; puede que uno de ellos sea su intérprete. Es importante que entienda todo lo que el médico le diga.

Fecha de publicación: Septiembre 2004
Última actualización: Septiembre 19, 2011